Se descubrió que los activistas en Zoom fueron atacados por un empleado del propio servicio reclutado por el Partido Comunista Chino.

Un empleado de Zoom reclutado por el Partido Comunista Chino realizó una tarea bastante inusual. Estaba rastreando a los disidentes que planeaban protestas y filtró los datos de estos usuarios a los servicios especiales chinos.

Además, a las órdenes de sus superiores, creó capturas de pantalla falsas para acusar a los activistas de distribuir materiales de abuso o explotación infantil, terrorismo, racismo o incitación a la violencia.

Este empleado usó su evidencia falsa para convencer a los ejecutivos de Zoom con base en los Estados Unidos de bloquear las cuentas de usuario de los organizadores de reuniones activistas.

Los propios disidentes se encontraban en diferentes partes del mundo. Después de esto, los activistas empezaron a tener problemas con las fuerzas de seguridad por estas falsas acusaciones.

Como resultado, la oficina del fiscal estadounidense resolvió el caso y encontró al verdadero culpable: un empleado de Zoom reclutado por el Partido Comunista. Se enfrenta a 10 años de prisión.

Tienes que llevar cuidado si eres uno de los pocos que expresan activamente ideas de oposición en Internet. Por supuesto, el uso de servicios como Zoom perjudica tu anonimato y seguridad en el mundo virtual.