Existen muchos conceptos extraños que rondan en internet y que muchas personas se preguntan qué es. El derecho al olvido en el RGPD es uno de ellos. Es un poco confuso, especialmente por su nombre, pero en realidad tiene mucho sentido una vez sabes sobre ello. En esta oportunidad te informaremos todo acerca de este concepto para que puedas entender exactamente qué es.

¿Qué es el Derecho al Olvido?

En términos generales, se trata de una especie de ley que ha sido introducida por el RGPD para dar una mayor protección y control a los ciudadanos sobre sus datos personales en internet. Es decir, que una persona puede pedir que todos sus datos e id desaparezcan por completo de la red, sin dejar ningún rastro.

Adicional a ello, ayuda a promover el consentimiento. La persona aceptó en un momento que sus datos fueran puestos en internet, pero después ha deseado que sean revocados de internet de forma permanente. Es decir, una persona puede pedir que se elimine la información sobre si misma si atenta contra su derecho a la intimidad y su honor.

Normativa relacionada con el derecho al olvido y la RGPD

Existen muchas normas que se encuentran relacionadas con el derecho al olvido, especialmente porque muchos se sienten confusos sobre cuándo pueden solicitar este derecho. Sin embargo, se debe cumplir con ciertos requisitos.

Por ejemplo, el derecho al olvido se puede solicitar cuando alguna información en internet atenta en la privacidad e intimidad del usuario en cuestión. Sin embargo, en algunos casos no se cumple.

Los boletines oficiales pueden perjudicar la imagen de una persona, pero no pueden ser eliminados. Esto se debe a que cumplen la función de dar información importante o de relevancia pública.

En algunos casos se puede solicitar el derecho al olvido en Boletines Oficiales del Estado, especialmente si las mismas se encuentran colocadas antes del 2009. En estos casos se analizará la finalidad de la publicación, que el hecho o noticia tenga relevancia pública o si es un personaje público. Sin embargo, por lo general, la información que se borra es de los motores de búsqueda o de los blogs o páginas web.

Comparativa entre el derecho de cancelación y el derecho al olvido

Muchas personas se sienten confundidas cuando se habla del derecho de cancelación y del derecho al olvido. Se cree que son lo mismo, pero en realidad son dos derechos completamente diferentes que abarca diversos puntos. De hecho, sus normativas son muy distintas. Sin embargo, ambos forman parte del derecho a la suspensión. Es importante conocer los detalles en los que difieren.

Derecho de cancelación

Es un derecho que forma parte del art. 16 de la LOPD. Con este se solicita que al responsable del tratamiento la cancelación de datos personales. Es decir, los datos no son borrados permanentemente, simplemente se bloquean y se permite su conservación. Esta ley no establece un plazo exacto de conservación.

Derecho al olvido

Se recoge en el RGPD y es una forma de pedir al responsable del tratamiento, la supresión o eliminación efectiva y total de los datos personales de la persona física que lo ha solicitado. En este caso, la persona desaparecerá por completo de los motores de búsqueda de internet y será como si nunca hubiese existido realmente en internet.

Obligaciones del RGPD al olvido

Para poder solicitar el derecho al olvido, es necesario cumplir con ciertas obligaciones importantes. Sin ellas, simplemente se anulará la solicitud, por lo que es importante conocerlas apropiadamente.

¿Cómo pueden ejercer los interesados?

Este derecho se puede ejecutar ante buscadores de internet como Google, Yahoo o Bing, responsables del tratamiento de datos personales del interesado y la AEPD.

Es importante saber cómo ejercerlo y ante qué entidades se puede emplear, de esta forma los ciudadanos sabrán cómo proceder en caso de un problema. Adicional a ello, deben saber que esta solicitud se puede hacer a través del correo electrónico. 

¿Cómo actuar ante la solicitud de este derecho por parte del interesado?

El responsable del tratamiento que haya recabado los datos personales y los hizo público, es quién recibirá la solicitud. Posteriormente, deberá comunicarlo con el resto de los responsables del tratamiento para eliminar toda la información sobre el interesado.

¿Hay un plazo para dar respuesta?

Este tipo de solicitudes se deben tardar, como máximo, un mes. Sin embargo, si la solicitud conlleva complicaciones debido a que se deben atender varias solicitudes a la vez, puede tardar hasta dos meses. Siempre informando al interesado el por qué del retraso.

¿Se está obligado a responder la solicitud?

Como el responsable del tratamiento, siempre se debe responder la solicitud. Independiente de si es para informar el por qué no se puede aceptar la solicitud o si es para afirmar que ya los datos han sido eliminados por completo.

¿Qué sucede si no se contesta la solicitud?

Debido a que es un derecho, se estaría violando la ley. Esto podría acarrear una gran multa que puede llegar a alcanzar los 20 millones de euros. Si el incumplimiento es por una empresa, se pediría el 4% de negocio global anual del ejercicio anterior.

Google y el derecho al olvido

Siendo el buscador más grande internet, muchas solicitudes del derecho al olvido llegan a él. Esto se debe a que algunos nombres se encuentran vinculados a impagos de impuestos o todo tipo de infracciones legales. Anteriormente, nadie prestaba atención a esto, pero en la actualidad esto puede ser un motivo por el que las personas solicitarían el derecho al olvido.

En muchos casos, Google ha tenido que alegar sobre el derecho a la información, que tiene un choque bastante considerable con el derecho al olvido. Sin embargo, la publicación de los datos de una persona no siempre es de interés colectivo y puede afectar al derecho de la protección de datos.

El derecho al olvido es una mecánica bastante interesante que puede resultar de mucho interés para algunas personas. Sin embargo, siempre hay que conocer sus limitaciones y los problemas que esto puede causar.