Resulta abrumador el impacto de la tecnología en la vida de todas las personas, pues se encuentra activa en todas las áreas, incluyendo el tema de los datos personales. Este es uno de los puntos más polémicos a considerar, pues estos pueden quedar internet o en otros puntos de acceso incluso después del fallecimiento. Es por ello que se ha establecido el famoso derecho al testamento digital, un elemento realmente útil.

¿Qué es el Derecho al testamento digital?

Se trata de un derecho que ha obtenido su nombre a través del legislador, debido al carácter del derecho en sí. Es muy parecido al testamento tradicional, pero en este caso se decide en vida lo que ocurrirá con la información que se encuentra internet una vez la persona muera.

Los servicios de correo, el almacenamiento de datos o las páginas webs creadas por esta persona. Incluso se tratará el tema de las redes sociales y el sistema de crédito y pago en las cuentas que estén abiertas en internet. Todo esto se tomará en consideración a la hora de hacer el testamento digital, proporcionando información sobre lo que la persona afectada quiere que suceda con ello luego de su muerte.

En la nueva Ley Orgánica de Protección de Datos Personales y garantía de Derechos Digitales (LOPDGDD), se estableció en el artículo 96 que no se remite directamente a una disposición testamentaria sin regulación, sino que debe ser regulado por el derecho de testamento digital mediante los efectos que derivan de la persona después de fallecer en relación con la información que aparece en internet y quién tiene derecho sobre ella.

¿Quién puede hacer uso de él?

Debido a la confusión inicial que provocó el decreto de este derecho, se estableció una serie de personas que tienen el derecho completo de optar por el derecho al testamento digital. Las personas habilitadas para utilizarlo son:

  • Los familiares y herederos tienen el total derecho de solicitar el acceso al contenido e información del fallecido en internet. Adicional a ello, también pueden implementar cambios en dicha información e incluso tienen la capacidad de instar a que se eliminen estos datos permanentemente. Esto es aplicable en todos los casos, excepto en aquellos que el fallecido haya dejado en vida una constancia que los deshabilitara de estos derechos.
  • Si el fallecido era menor de edad, pueden disponer los padres o tutores, también el Ministerio Fiscal.
  • En caso de que el fallecido sea una persona discapacitada, las funciones pueden desarrollarla los responsables de apoyar a la persona.
  • Por supuesto, también pueden hacer uso de este derecho las personas u organismos que han sido aplicadas directamente por el fallecido en vida a través de un contrato legal.

Tipos de testamento digital

Para todos los casos, existen distintos tipos de testamento digital que se pueden aplicar dependiendo de la situación en la que se encuentre. Entre los más importantes están:

Testamento digital de emergencia

Con el nombre se tiene una pista de lo que trata este testamento. Da la autorización para resolver los elementos de carácter prioritario. Proporciona las respectivas contraseñas y puntos de acceso para las cuentas de correo electrónico personal, cuentas bancarias, cuentas de valores, almacenamiento remoto o en nube de fotografías, contacto, documentos, entre otros.

Facebook

Debido a los diferentes datos importantes que maneja la aplicación, ella misma a previsto estos casos, por lo que proporciona la opción de dejar a una figura de legado, una persona de confianza o amigo. Este contacto tendrá acceso limitado, suficiente para cambiar la foto u organizar obituario, pero no tendrá acceso a mensajes privados o borrar las fotografías.

Testamento digital detallado

En este caso, la persona designará a una organización o una persona de confianza para tener acceso que el considere de importancia. Este testamento es mucho más específico, dando información exhaustiva que no solo es de carácter público o semipúblico. Esto comprende la información de redes sociales, bancos ocultos, cuentas con criptomonedas, buscadores de internet e incluso, suscripciones.

Google

Google también ha organizado su propio testamento digital, permitiendo que la cuenta se cierre y elimine después de 3,6,9 o 12 días de inactividad, dependiendo de lo que designe el cliente en cuestión. También se puede escoger a una persona de confianza para que reciba toda la información del correo.

Testamento digital de emergencia

Un testamento digital de emergencia es aquel asignado inmediatamente después de la muerte imprevista de una persona. En este caso, se manejará solo la información de origen público, como las redes sociales, los blogs o páginas webs, los bancos, entre otros elementos que deben ser tratados con urgencia. Esto es con el fin de que no existan inconvenientes ni un uso erróneo de la información.

Solo la familia y herederos de fallecido tienen el derecho a esto, excepto que el fallecido haya dispuesto a otras personas antes de su muerte. Se puede modificar la información, eliminar cuentas de forma permanente y demás elementos que pueden ser muy útiles en estas situaciones.

¿Qué hacer con un testamento digital?

Es importante saber que el testamento digital es bastante similar al testamento convencional en donde se reparten bienes y dinero con determinadas personas de la familia o que son cercanas. Es por ello que se deben seguir los mismos procedimientos legales que en estos casos, es decir, se debe legalizar con un notario para que tenga vigencia. De lo contrario, no se podrá hacer mucho con ello.

El trámite tiene que ser realizado en una notaría previa asignación de un fiduciario, que es la persona encargada de entregar el testamento a la persona de confianza que ha sido designada por el principal afectado. A partir de aquí, se debe confiar en que la persona asignada continúe con el cumplimiento del testamento una vez la persona haya muerto.

El Derecho al testamento digital resulta muy importante en estos días, cuando toda clase de información importante y personal se encuentra subida a internet. Se debe saber que se hará con ella después de fallecer, pues esta puede caer en manos erróneas si no se ejecuta un plan de acción inmediato.