GPT-3 es el último y más grande modelo de lenguaje de IA para OpenAI. A principios de esta semana, Liam Porr, un estudiante universitario del MIT, utilizó un modelo de inteligencia artificial para crear un blog completamente falso con un nombre falso.

Después de dos semanas de publicaciones casi diarias, engañó a decenas de miles de personas que creían que los artículos fueron escritos por una persona. Además, todo se veía tan bien que una de sus publicaciones ocupó el primer lugar en Hacker News. Según Porr, el mensaje se volvió viral en unas pocas horas , y el blog fue visitado por más de 26.000 personas.

Después de todo esto, el estudiante confesó que todo el blog fue generado completamente por IA, sin ninguna intervención humana. También sugiere que GPT-3 podría reemplazar completamente a los productores de contenido. Y en muchos sentidos los supera.

Todo esto es un poco espeluznante.

Las fábricas de trolls de todo el mundo llegarán al otro nivel conectando la inteligencia artificial. La manipulación de la opinión pública entre las corporaciones de marketing puede alcanzar su clímax y romper drásticamente la sociedad. Numerosas páginas públicas y canales podrán generarse en segundos e inspirar a las personas con lo que quiere la IA, además de hacerlo mejor que cualquier persona en la tierra.

OpenAI, los creadores de GPT-3, también temen esto. Es por eso que su proyecto está completamente cerrado y se distribuye solo a través de la API. El acceso a la API de GPT-3 es únicamente por invitación. Por el momento, OpenAI informa que la API GPT-3 tiene solo una docena de usuarios.

El futuro viene más rápido de lo que pensamos.