Una de las tecnologías más peligrosas del mundo ha terminado en manos de Microsoft. Así consiguieron licencia de OpenAI incluido GPT-3.

OpenAI otorga a Microsoft una licencia exclusiva para su software.

Espero que recuerden mi publicación sobre GPT-3. Es la misma inteligencia artificial que puede destruir a la humanidad.

¿Adivina quién tuvo acceso a él? Claro, la “corporación malvada”.

Además, Microsoft invirtió mil millones de dólares en el desarrollo de OpenAI y construyó una supercomputadora basada en Azure exclusivamente para el laboratorio de investigación. Un mundo donde todo está a la venta.

En consecuencia, a partir de ahora, OpenAI está estrechamente asociado con Microsoft.

La compañía tiene la intención de integrar GPT-3 con su plataforma en la nube Azure para una amplia gama de casos de uso potenciales. Incluyen: escribir y componer, describir y resumir grandes bloques de datos.

No hace falta decir que nadie habla de los verdaderos motivos.

De hecho, OpenAI ha sido criticada no por su decisión de no publicar el código modelo, sino de otorgar una licencia exclusiva a una de las mayores empresas tecnológicas propensas a adquisiciones de la Tierra para consolidar el poder.