Un error permitió a los atacantes usar tarjetas de débito falsas para retirar los fondos de los cajeros automáticos.

Esta semana el FBI arrestó a más de 50 personas de varias bandas criminales que utilizaron una falla en el software del cajero automático de Santander para retirar más dinero del que estaba almacenado en las tarjetas.

https://tecnogeek.pw/hackers-vs-cajeros-2/

Los piratas informáticos encontraron un error en los cajeros automáticos

La publicación ZDNet descubrió que los detalles de este programa específico no se mantuvieron inicialmente en secreto y fueron transmitidos o vendidos por piratas informáticos durante varios días.

Santander method seller message
El mensaje de vendedor del método

Sin embargo, esta semana, la información finalmente se filtró a la red y se difundió ampliamente en Telegram, Instagram y otras redes sociales.

Como resultado de la fuga de información incontrolada, muchos comenzaron a explotar este error, lo que provocó un aumento repentino en los retiros de efectivo en los cajeros automáticos, lo que inmediatamente llamó la atención de los oficiales de seguridad del banco y los llevó a investigar.

El banco finalmente logró averiguar qué estaba pasando y esta semana presentó quejas ante las autoridades, mientras que el FBI inició investigaciones en Nueva York, Nueva Jersey y Connecticut.

El banco cerró todos los cajeros automáticos para detener las pérdidas

Para evitar más pérdidas, Santander Bank cerró todos los cajeros automáticos el martes pasado.

Mensaje sobre el método ya no válido
En este momento ya han corregido la vulnerabilidad

“Santander se complace en anunciar que las sucursales están abiertas y los cajeros automáticos están nuevamente en línea luego de los eventos de ayer, pero los cajeros automáticos todavía están abiertos solo para los clientes del banco. Los clientes necesitan saber que sus cuentas, datos o fondos no han sido dañados y continuamos trabajando con las fuerzas del orden mientras investigan la situación”, dijo Santander Bank.

Después de cobrar en uno de los cajeros automáticos de Santander, miembros de la banda criminal discutieron sobre cómo dividir el dinero robado y comenzaron un tiroteo entre ellos.