Las agencias generalmente requieren una orden judicial para obligar a la empresa a proporcionar datos de ubicación para la investigación. Pero las agencias no necesitan una orden judicial si pueden comprar estos datos.

Motherboard escribe que pudieron obtener un documento del Servicio Secreto de EE. UU., que informa sobre la compra de “Locate X” , un producto que recopila datos de ubicación obtenidos de aplicaciones convencionales.

En marzo, la publicación tecnológica Protocol informó que varias agencias gubernamentales habían firmado acuerdos por millones de dólares con Babel Street después de que la compañía lanzara Locate X.

El servicio privado “Locate X” de forma anónima y sin previo aviso recopila información sobre la ubicación de los dispositivos utilizando datos de varias aplicaciones móviles.

Los registros disponibles al público indican que la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU. ha adquirido el producto. Un ex empleado de Babel Street dijo que el Servicio Secreto utilizó la tecnología. Un documento obtenido por Motherboard confirma esta conclusión.

Una variedad de aplicaciones para teléfonos inteligentes, desde predictores del clima y juegos hasta linternas, recopilan datos de ubicación. A veces, esto puede proporcionar algunos beneficios para la aplicación en sí, como la capacidad de enrutar rutas según la ubicación actual del usuario, pero muchas de estas aplicaciones a menudo venden esta información a corredores de datos u otras empresas.

Motherboard también informó que algunas agencias de aplicación de la ley pagan para acceder a los datos de los sitios comprometidos.