La Unión Europea puede aprobar un proyecto de ley muy importante dirigido contra el rastreo global y monopolio de los gigantes tecnológicos.

La UE puede prohibir a los fabricantes que preinstalen sus propias aplicaciones. Sin embargo, van a obligar a las empresas de tecnología a compartir los datos de los usuarios.

Como parte del proyecto de nueva ley de la UE sobre servicios digitales, se prevé obligar a Apple, Amazon, Google y otras empresas a transferir datos de usuarios a favor de competidores más pequeños. Por tanto, la UE quiere debilitar el control de los gigantes de las tecnologías de la información sobre los clientes.

Según el proyecto de ley, las empresas de tecnología “no deben utilizar los datos recopilados en la plataforma para su propia monetización, a menos que los pongan a disposición de otras empresas que se dediquen a la misma actividad”.

También el proyecto de ley prohíbe preinstalar exclusivamente aplicaciones propias en los dispositivos y dar preferencia únicamente a sus propios servicios. Además, la UE quiere obligar a los fabricantes a dar a los usuarios la posibilidad de desinstalar cualquier aplicación preinstalada si no la necesitan.

Por el momento, no está claro exactamente cómo funcionará esta ley. En su versión actual, representa un gran golpe para las corporaciones malvadas Apple y Google. Además, promete un cambio fundamental en la forma en que funcionan ahora los sistemas operativos.

Se espera que el proyecto de ley se haga público antes de fin de año. En Bruselas se cree que debería consolidar los estándares globales de la economía digital, mejorar la competencia y prevenir los casos antimonopolio a largo plazo.